21 Sep 2021

Arbitraje de tráfico para novatos

Vamos a responder las preguntas más frecuentes de las personas que quieren trabajar con el arbitraje de tráfico, pero tienen miedo de preguntar cómo se hace. Este artículo educativo contiene la información básica y los enlaces más importantes para aquellos que están listos para sumergirse en la compra y venta del tráfico.

Leer más tarde o compartir con amigos

Pero para empezar, ¿qué es el arbitraje de tráfico?

El arbitraje de tráfico es la forma de ganar dinero en Internet cuando tú compras tráfico a un precio y lo vendes a otro, más caro. 

Ejemplo. La empresa «Krutilka» vende spinners. La marca quiere vender más spinners. Tú, arbitrajista, compras tráfico barato (por ejemplo, clics en las redes sociales o redes de publicidad contextual como Google Ads). Y los revendes a Krutilka a un precio más alto, ya como clientes potenciales o acciones de personas, por ejemplo, en este caso la compra de este mismo spinner. Es decir, traes clientes a la empresa.

Las acciones finales deseadas pueden ser diferentes. Puede ser realizar la compra, llenar el carrito, instalar la aplicación o completar el formulario de registro.

En resumen, el arbitraje es cuando tú ganas dinero con el margen entre la compra y venta de publicidad, tráfico. Además, la mayoría de las veces el arbitrajista promueve un producto que no fue creado por él mismo, sino por terceros, como empresas y marcas que están dispuestas a pagar por el hecho de que las personas compren sus productos. 

Soy nuevo. ¿Podré trabajar con arbitraje de tráfico?

No somos un recurso psicológico, pero te animamos a que no te subestimes.

Sin embargo, para trabajar con arbitraje de tráfico, necesitas conocer los conceptos básicos del marketing digital. Y entender lo que significan. Y, por lo menos, poder trabajar un poco con ellos.

Por ejemplo, la propia palabra «tráfico». Estamos seguros de que tú la conoces. Este término en marketing digital significa el flujo de visitantes a un recurso de Internet, es decir, los clientes. Este concepto tiene muchos ámbitos y puedes obtener tráfico de diferentes fuentes. Anteriormente escribimos sobre el tema aquí (por cierto, en el artículo hay una sección sobre el arbitraje). 

Y si te ha enganchado la palabra «tráfico», a partir de aquí empiezan a aparecer ramas y ramitas con otros conceptos que deberías estudiar: leads, conversiones, modelos de negocio, SEO, publicidad contextual…  

¿Qué tienen que ver las redes de afiliación?

El arbitraje es uno de los modelos de negocio para trabajar con el tráfico en el marketing de afiliación.

Pero no confundas los términos «arbitraje» y «redes de afiliación». Las redes de afiliación son un concepto más amplio que incluye otros modelos de negocio, como proyectos de contenido, SEO, SMM o email marketing. Básicamente, una red de afiliación es el intermediario entre un anunciante y un arbitrajista (publisher).

Cuando te conectas a una red de afiliación, recibes un esquema de arbitraje simplificado. El anunciante ya ha sido encontrado para ti y todos los problemas organizativos con él han sido resueltos. De lo contrario, tendrás que buscar de forma independiente un anunciante que esté dispuesto a pagar por los clientes traídos. 

Al trabajar con los programas de afiliación, solo necesitas comprar tráfico y revenderlo al programa que te ha gustado del catálogo de programas de afiliación. Sin embargo, primero tienes que verificar los tipos de tráfico permitidos para un anunciante específico. 

Según las estadísticas, en las redes de afiliación casi la mitad de los arbitrajistas afiliados no promocionan más de 10 programas al mismo tiempo e incluso esta cantidad es bastante. No cojas todo a la vez, para empezar elige dos o tres programas.

¿Dónde conseguir este tráfico y a quién venderlo?

Primero, en las redes sociales. Aquí tú compras anuncios de targeting y, a través de estos anuncios, llevas a los usuarios al anunciante para que se conviertan en clientes, aporten dinero a la marca y a ti, por la acción de conversión. La publicidad se puede publicar de varias maneras: a través de cuentas publicitarias de redes sociales, mediante intercambios publicitarios que pueden ser internos y externos, y puedes negociar de forma independiente con los administradores de los grupos.

En segundo lugar está la publicidad contextual. Funciona bajo un principio similar al de las redes sociales, solo que a través de las cuentas publicitarias de las redes de publicidad contextual, por ejemplo, Google Ads.

Tú pagas por las impresiones de los bloques de anuncios en los resultados de búsqueda o en los sitios asociados para las solicitudes específicas de los usuarios. Tú llevas a los clientes a los anunciantes a través de estos anuncios (o, como otra opción, llevas a las personas a tu página de aterrizaje y, de allí, al anunciante). 

La publicidad de banner se coloca no solo a través de Google Ads. Puedes publicar un banner en sitios de terceros que no forman parte de una red publicitaria importante, a través de otras redes publicitarias o agencias publicitarias, todas estas se pueden buscar fácilmente en Google. O simplemente puedes negociar con los propietarios de los sitios web que te gustaron para publicar la publicidad.

In app es la publicidad en las aplicaciones móviles. Aquí hay muchas opciones, incluidos banners, vídeos, anuncios interactivos (con los que el usuario interactúa) y notificaciones emergentes. Permiten mostrar anuncios en las aplicaciones móviles el mismo Google o Unity Ads.

Otra opción es comprar anuncios en las redes de teaser. Son plataformas para colocar banners de teaser. Ya conoces los anuncios de la serie: «¡Nunca creerás cómo un spinner afecta la erección!». Esta opción de compra del tráfico es barata, sin embargo, se usa más en la publicidad engañosa.

¿Existen otras fuentes de tráfico controvertidas?

Claro que hay fuentes de tráfico que provocan dudas. Los anunciantes (y la mayoría de los usuarios) no respetan mucho el tráfico adulto, los mismos teasers y pop-unders. 

Por cierto, en el arbitraje debes tener cuidado con el tema del programa. Estamos hablando de juegos de apuestas (juegos de azar, casinos en línea), citas (búsqueda de compañeros románticos y sexuales) y alimentación (productos para la salud con eficacia no probada). 

Por un lado, se trata de nichos demandados. Pero las desventajas probablemente superen las ventajas. Si trabajas con tráfico controvertido, la entrada en la publicidad contextual puede ser bloqueada, porque las grandes empresas como Google banean los anuncios de juegos de apuestas y otros placeres prohibidos. Y los propios casinos en línea no son legales en todos los países.

Entonces, ¿cómo elegir el nicho?

Nuestro principal consejo: trabaja con el tema que entiendes. Esto hará que sea más fácil encontrar al público objetivo y comprender sus preocupaciones, necesidades y lanzar publicidad relevante. 

¿Existe la oportunidad de obtener tráfico gratuito?

¡Sí! Pero para hacerlo hay que trabajar duro, invertir esfuerzo, tiempo e incluso alma. Y realmente ya no es arbitraje.

Por ejemplo, puedes chatear en foros, redes sociales o mensajería. Si tienes suficiente autoridad, y sabes como insertar enlaces de afiliación en el lugar correspondiente, es tu oportunidad de obtener tráfico gratuito. Si no es así, lo más probable es que seas baneado. 

Un proyecto propio de contenido o blog, por ejemplo, en WordPress, blog de vídeo, email marketing, todo esto también es teóricamente gratuito, pero requiere paciencia y talento. 

¿Por qué hay que hacer arbitraje?

¡Haznos espacio para maniobrar, ahora vamos a elogiar el arbitraje!

En primer lugar, es una de las formas más rápidas de generar ingresos. Especialmente si se compara con SEO o un proyecto de contenido, por ejemplo. En el arbitraje todo es rápido. Lanzas una campaña, en unos días ves los resultados, recibes dinero e inmediatamente lo pones en circulación.

Los arbitrajistas que trabajan con redes de afiliación no siempre están contentos con el período de espera. Es el tiempo de procesamiento del pago, que tendrás que esperar antes de que el anunciante confirme el dinero ganado y lo puedas retirar. Para estos casos, las redes de afiliación tienen herramientas especiales. En Admitad, por ejemplo, está Instant Pay. Es el servicio que te permitirá retirar dinero en 24 horas.

El arbitraje está lleno de opciones para generar tráfico. El arbitraje funciona con casi todos los productos y servicios. No tienes que gastar tiempo ni dinero en crear tu propio espacio publicitario. Puedes hacerlo todo a través de las redes sociales o la publicidad contextual, y llevar a los usuarios directamente al sitio web del anunciante. 

El arbitrajista no tiene gastos adicionales de producción, logística, almacenamiento y entrega de productos. Y algunas marcas ya han organizado publicidad para ti: los usuarios conocen las grandes empresas y confían en ellas.

Por supuesto, también hay desventajas. En primer lugar, existe el peligro de gastar el presupuesto sin resultado. Y en cuanto este presupuesto se acabe, terminará la campaña publicitaria. En consecuencia, el dinero ganado también desaparecerá. 

Además, el arbitraje no es una fuente de ingresos muy estable. Está influenciado por la estacionalidad, la competencia y los anunciantes en las redes de afiliación pueden cambiar las reglas. También es importante la posición de Marte (estamos hablando del elemento de aleatoriedad, ya que trabajas con personas).

¿Cuánto puedo ganar?

¡No lo sabemos! Mejor decirlo así: hay muchos factores que afectan las ganancias de un arbitrajista. Depende de cuánto gastes en comprar tráfico y publicidad, si configuras la campaña publicitaria hábilmente, cuántos clientes potenciales obtendrás y cuál será la tasa de conversión. Sí, y de nuevo Marte.

En pocas palabras, los ingresos de un arbitrajista se calculan de la siguiente manera: del dinero recibido de los clientes potenciales, debes restar la cantidad gastada en tráfico. ¡Voila, este es tu beneficio! Ten en cuenta que para un principiante, llegar a cero (es decir, recuperar los gastos) ya será un gran paso. Tienes que empezar con algo.

¿Qué más necesitas saber sobre el arbitraje de tráfico?

Un consejo importante es que no gastes todo el presupuesto de una vez, por muy buena que te parezca la solución. Prueba diferentes canales, anuncios, programas, productos, públicos, y establece un presupuesto mínimo para cada campaña publicitaria. Mira qué es mejor recibido, y desarrolla esas direcciones. Los profesionales recomiendan no gastar en pruebas más del 20% del presupuesto.

¿Dónde encontrar inspiración?

Busca los casos de arbitrajistas en la red. Lee los grupos, chats de arbitrajistas y redes de afiliación en messengers y redes sociales.

Nos gustaría añadir que si alguien tiene suerte, no significa que funcionará para ti también. El público, los productos y los canales son diferentes para todos (¡y Marte, no te olvides de Marte!). No es necesario copiar las ideas de otras personas, sino que tienes que inspirarte e intentarlo a tu manera.


Te hemos comentado sobre la base del arbitraje de tráfico, los conceptos básicos de este negocio, que no es demasiado complicado. Con este conocimiento puedes comenzar a probar poco a poco las campañas publicitarias. Sin práctica no llegarás a ninguna parte. Sigue aprendiendo, revisando casos interesantes, haciendo preguntas y leyendo artículos útiles, como este 🙂

Leer más tarde o compartir con amigos

0 комментариев

Написать комментарий